martes, 11 de noviembre de 2014

EL PROFESORADO CONTINÚA ENVEJECIENDO




   Desde hace varios años ya, la estructura de edad de los profesores en activo ha sido motivo de preocupación. En el estudio Teachers Matter (OCDE, 2005) la OCDE ya señalaba los riesgos asociados al envejecimiento de la población activa de profesores en términos de selección de profesores, costes salariales y costes asociados a la formación y reciclaje de los profesores mayores. Las evidencias demuestran que la situación no ha mejorado desde entonces, más bien al contrario.
   En 2000 la edad media de un profesor varón de educación primaria en los países de la OCDE era de 42,9 años; en 2011 era 43,2. La edad media de sus colegas femeninas aumentó de 41,6 a 42,3. 
   Los profesores varones de educación secundaria tenían una edad media de 44,1 en 2000; en 2011 la media era de 44,9. Para las profesoras de educación secundaria la edad media en 2000 era 42,3 años, mientras que en 2011 era 43,3. 
   La proporción de profesores mayores (con más de 50 años) en activo, también ha aumentado. Entre los profesores varones de educación primaria era del 31% en 2000 y aumentó a 34% en 2011.
   ¿Cual es la política educativa futura? Es obvio que debe continuar el modelo de jubilación anticipada a los 60 años. Seguir drenando el sistema contribuye al ahorro si se "olvida" reponer las bajas por jubilación. Tampoco viene mal, considerando que la caída de la natalidad produce vértigo. Pero, ¿existe un plan para el futuro? El "drenaje" no puede continuar indefinidamente. Es hora de empezar a pensar en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario