miércoles, 4 de abril de 2018

Unidad 4 ¿Que tipo de docente soy?




¿Que tipo de docente soy? Para contestar a esa pregunta tendría que saber qué tipos de docentes hay y elegir al que más se me pareciera, pero me temo que eso no será posible. Así que me conformaré con describirme a lo largo de mi vida profesional.
Estudié Magisterio en Cádiz, por el Plan de Estudios de 1950. Fuimos la última promoción de este Plan.Habiamos estudiado 4 años en Primaria, 4 años en Bachiller Elemental y, despues de un examen de ingreso, 3 años de carrera y una Reválida. En el verano de 1969 me contrataron para impartir clases a los obreros españoles que no podian pasar a Gibraltar, porque España había cerrado la Verja. Allí cumplí mis 17 años, entre alumnos que podrían ser mis padres o mis abuelos.Después de un año como interino, aprobé las oposiciones y nos destinaron, a todos, a Educación de Adultos. 3 años despues, concursé a un Colegio Público en el que se empezaba a implantar la EGB.

Cuando entré, el primer día, oí decir al director: "¡Ya está aqui el maestro de Inglés!", a lo que respondí: Yo estudié francés. No se decir en inglés mas que "yes". La respuesta fue demoledora: Tu verás. Tienes un 7º y dos 6º de inglés y, el resto, Lengua Española.

Me matriculé en Inglés en una academia a distancia y el primer día de clase con los de 7º, les dije directamente que yo no sabía nada de inglés. Sus caras eran un poema. Las de sus padres, ni me imagino.
Y así me convertí en el "hermano mayor" de un grupo de 42 chavales (entonces, la ratio era un poco mayor que ahora).Toda esta introducción (perdón por contar "mis batallitas") viene a cuento para centrar el contexto.

¿El material didáctico disponible? Un libro de Peter and Molly, un tocadiscos y un disco Long Play con la grabación de las "lecturas" con que comenzaba cada unidad. ¿Mi trabajo? Poner el tocadiscos varias veces y practicar la lectura; despues traducirla y hacer los ejercicios escritos.

Y aqui fue donde descubrí las ventajas de la tecnología. Pronto pude comprar un magnetófono de bobina y un curso con cintas magnetofónicas y filminas que proyectaba en la pared. Ya podía repetir a placer cada frase y, lo mejor, grabarlas. Y empezamos a practicar las conversaciones cortas y, sobre todo, a oirlas y criticarlas.

En 1982 convencí a 6 familias para que compraran unos cursos de inglés que ofrecía Philips y que consistian en 12 casetes y un grabador/reproductor que te permitía escuchar y grabar simultaneamente. Era un puesto de un Laboratorio de Idiomas. El padre de una alumna "trucó" un aparato que compró el colegio y le instaló otro cabezal al revés, que nos permitió grabar los "masters" para hacer nuestras propias casetes ...  y así fue como tuvimos nuestro Laboratorio de Idiomas.

En 1988, la Caja de Ahorros de Jerez de la Frontera nos compró una camara de video VHS y un reproductor y empezamos a hacer dramatizaciones. Diseñarlas, prepararlas, grabarlas y verlas despues para evaluarlas dió un vuelco a nuestras clases. Despues las compartimos con sus familias y así nació Telemontañas, de la que he hablado en otra entrada.

En resumen, ¿que tipo de docente soy? Un maestro superviviente, al principio condenado a enseñar lo que no sabe, que fui aprendiendo con mis alumnos, sobre todo con su ayuda y la de sus familias y que, despues de 42 años de docencia, me jubilé, pero sigo aprendiendo por mi cuenta, utilizando algo que ha sido básico a lo largo de toda mi vida laboral: la tecnología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario